Ayuntamiento de Méntrida Tlf. 918177002

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Un poco de su historia

La villa de Méntrida es, dentro de la provincia de Toledo, una de las más septentrionales. El origen de MÉNTRIDA se sitúa después de la reconquista de la zona realizada por Alfonso VI en 1085. Desde su nacimiento hasta la desaparición de los señoríos en el siglo XIX es el único pueblo que enlaza siempre se andadura histórica con el desaparecido castillo de Alamín. Alamín, y por tanto Mentrida, perteneció a la Corona a partir de 1085; al Arzobispado de Toledo en 1180, año en que Alfonso VIII hace donación del castillo da Alamín al arzobispo de Toledo, dejando de ser territorio de realengo para depender del señorío eclesiástico hasta 1436 que se convierte en señorío de don Álvaro de Luna y doña Juana Pimentel. En 1461 doña Juana Pimentel funda el llamado Mayorazgo de Luna a favor de su hija María de Luna casada con don Iñigo López de Mendoza, segundo duque del Infantado; siendo aprobado por Isabel La Católica en 1484. En 1485 Mentrida se hace villa, y así pertenecerá hasta el siglo XIX al señorío del Duque del Infantado.

Tiene un interesante conjunto urbano, situado cubriendo unos pequeños cerros próximos a la vega del arroyo de Méntrida. El trazado es clásico de adaptación al terreno, encontrándose en situación dominante la iglesia parroquial. La Plaza Mayor es un espacio rectangular delimitado entre dos calles pasantes y dos cortinas de edificios en sus lados mayores y se encuentra ordenada adaptándose a los cuatro puntos cardinales. Interesante es la iglesia parroquial de S. Sebastián, obra de transición del gótico al renacimiento con elementos que van desde el siglo XV al XVII. Consta de tres naves, con ábside semicircular en la principal, crucero y cuatro tramos. El acceso se produce por el lado sur a través de un arco carpanel con impostas de cordoncillo entre las que existe una decoración de bolas (gótico del siglo XV). La torre está a los pies del templo, es de planta cuadrada y de arquitectura renacentista del siglo XVI. En el interior destaca el retablo renacentista del altar mayor; los púlpitos y el órgano barroco. A las afueras del pueblo hay un santuario dedicado a la Virgen de la Natividad del siglo XVII.